CIENTÍFICOS ADVIERTEN SOBRE EL IMPACTO NEGATIVO DE POSIBLE EXPLOTACIÓN DE BASALTO DENTRO DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA LOS TUXTLAS

blanco
Lic. Juan José Guerra Abud
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales
Secretario

PRESENTE

Los abajo firmantes, miembros de la comunidad científica del país y del extranjero, le solicitamos de la manera más respetuosa su enérgica intervención para que el proyecto Aprovechamiento y explotación de roca basáltica del banco ubicado en el ejido Balzapote, municipio de San Andrés Tuxtla, Veracruz, no sea aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Este proyecto, que pretende extraer roca basáltica con el uso de explosivos dentro de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas, afectaría negativamente el funcionamiento de los últimos reductos de selva alta perennifolia representativos del límite norte de distribución de este tipo de vegetación en América.

La selva de Los Tuxtlas destaca por su alta diversidad biológica y su papel como proveedora de servicios ambientales, y al mismo tiempo por presentar altas tasas de deforestación y fragmentación que comprometen su viabilidad a largo plazo. En 1998, el Gobierno de México fue sensible a esta situación y se comprometió a proteger y conservar el patrimonio natural de la Sierra de Los Tuxtlas a través del establecimiento formal de una Reserva de la Biósfera que cumple con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. El objetivo de esta Área Natural Protegida es asegurar la permanencia de los procesos ecológicos y evolutivos naturales, los cuales son indispensables para el buen funcionamiento de los ecosistemas, y promover la generación de recursos naturales y servicios ambientales sobre los cuales depende el bienestar humano asociado a ella. La minería a cielo abierto y en particular la explotación de basalto con el uso de explosivos que pretende realizarse en Balzapote no es compatible con el objetivo para el cual fue creada la reserva. Según el Programa de Conservación y Manejo de la Reserva, el sitio donde se pretende realizar el proyecto se encuentra en una zona de amortiguamiento destinada al aprovechamiento sustentable de los ecosistemas, y a escasos 3 km del área núcleo I de la Reserva y de la Estación de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México. El Programa de Conservación y Manejo de la Reserva prohíbe explícitamente el uso de explosivos en la zona de amortiguamiento en la que se localiza el predio del proyecto.

Consideramos que la aprobación de este proyecto tendrá severos efectos negativos sobre la integridad de la reserva por lo que solicitamos a la autoridad ambiental respetar la Ley y por lo tanto el decreto de la Reserva de la Biósfera, su Programa de Conservación y Manejo y no permitir el desarrollo de actividades que tengan impactos negativos en la biodiversidad de la región y en el bienestar futuro de sus habitantes. A continuación exponemos los argumentos técnicos que sustentan nuestra petición.

El mantenimiento de fragmentos de selva, incluyendo el predio que se pretende explotar, es fundamental para la conservación de un gran número de especies de la selva. Se ha reportado que la similitud biológica entre fragmentos es baja, lo que indica que existe un fuerte remplazo de especies y que los fragmentos son complementarios entre sí. Es por esta razón que la desaparición–afectación de los pocos fragmentos de selva que aún quedan (como el predio del proyecto), podría causar la extinción local de algunas especies o genotipos. En el sitio donde se pretende realizar la explotación se han observado al menos 4 especies listadas en la NOM‐059- SEMARNAT y podría ser un hábitat relevante para las 115 especies de aves de la región que se encuentran en alguna categoría de riesgo. Desafortunadamente, la Manifestación de Impacto ambiental (MIA-30VE2014FD006) entregada a la autoridad no presenta un buen estudio de la fauna que permita determinar la importancia del predio para este importante y vulnerable grupo de organismos.

El predio del proyecto forma parte de una red de fragmentos de selva con un alto grado de conectividad que permite el movimiento de animales y propágulos a lo largo de la región. El proyecto de extracción de roca rompería la conectividad física y funcional de estos elementos del paisaje, tanto entre ellos como con la zona núcleo de la reserva. Asimismo, la afectación provocada por la explotación de basalto destruiría la parte más oriental del gradiente altitudinal de la selva que corre desde las faldas del volcán San Martin Tuxtla y llega al Golfo de México por corredores riparios y fragmentos de selva. La explotación de roca alterará irreversiblemente la topografía, la vegetación y los servicios ecosistémicos del predio, y aumentará la vulnerabilidad de la zona núcleo a eventos climáticos como “nortes”, tormentas tropicales y huracanes, que son frecuentes en la región.

La creación de la Estación de Biología Los Tuxtlas en 1967 por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha fomentado el estudio de la selva alta perennifolia de la región durante 44 años, convirtiéndola en uno de los sitios tropicales más estudiados del planeta. Esto se refleja en cuantiosas publicaciones nacionales e internacionales de investigadores y estudiantes nacionales e internacionales (al menos 571 artículos en revistas científicas, 37 libros, 144 tesis solo de la UNAM). Al menos 151 publicaciones se han avocado al estudio de los efectos de la fragmentación en la biodiversidad de la zona, enfatizando la importancia de la conservación de todos los fragmentos para mantener la viabilidad  de las especies en una región que se encuentra en un estado crítico de fragmentación y aislamiento.

El análisis técnico de la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto de explotación de Basalto (MIA-30VE2014FD006), realizado por académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Universidad Autónoma de Morelos, que se entregó a la Delegación de la SEMARNAT-Veracruz el 8 de abril del presente año, concluyó que el proyecto afectará de manera irreversible la integridad biológica y socio‐ecológica, así como los servicios ambientales que esta región ofrece a sus habitantes. Por esta razón, se hizo la enfática recomendación de que se niege la autorización para desarrollar el proyecto y se busquen alternativas de desarrollo compatibles con la conservación de la biodiversidad regional. En particular, sugerimos que se explore la posibilidad de explotar otros bancos de basalto de la región que se encuentran fuera de los límites territoriales de la reserva.

Por los motivos antes expuestos, solicitamos atentamente se respeten los elementos jurídicos y legales que el Estado Mexicano ha creado para promover la conservación de la biodiversidad que nuestro país, y en particular la zona de los Tuxtlas alberga. Es obligación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales autorizar únicamente aquellos proyectos de desarrollo que sean compatibles con la misión del área natural protegida.

ccp. Cuauhtemoc Ochoa Fernández. Subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental
ccp. Rafael Pachiano Aleman. Subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental
ccp. Subsecretario de planeación y política ambiental
ccp. Luis Fueyo Mac Donald, Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas
ccp. Dr. José Sarukhán Kermes, Presidente Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la Biodiversidad

 

Resumen de la Opinión Técnica de la MIA (UNAM)

Opinión técnica sobra la Manifestación de Impacto Ambiental 30VE2014FD006, “Aprovechamiento y Explotación de Roca Basaltica del Banco Ubicado en el Ejido Balzapote, Municipio de San Andrés Tuxtla, Veracruz (UNAM)

contacto: balzapote.info@gmail.com

Advertisements